Guía de 69 ideas de negocios para empoderarte

En muchas ocasiones de nuestra vida nos encontramos con este dilema, ¿salto o no salto?

Yo normalmente soy de saltar. Aunque si en alguna ocasión no salto,  es porque perjudico a los demás, y el no hacerlo, no me supone una pérdida grave.

Sino, ¡¡SALTO!!

Uno de mis hobbies favoritos es hacer descenso de barrancos. Lo hago con mis amig@s y disfruto muchísimo del instante suspendida en el aire, antes de caer al agua. Esa sensación de caída libre me encanta y esa adrenalina que produce me mantiene viva.

Y dirás… ¡¡estás loca!!

Y te entiendo, pero no lo estoy.

Antes de iniciarme en estas prácticas, realicé un cursillo de iniciación para saber utilizar el material y familiarizarme con el entorno.

Siempre voy acompañada de alguna persona que domina más que yo.

Cumplo con las medidas de seguridad rigurosamente –nunca hago “el tonto” mientras estoy en el rio-, y siempre estoy en posición de alerta, pendiente de mi alrededor.

Esto me permite estar preparada para cualquier imprevisto.

¿Sigues pensando que estoy loca? Espero que ya no tanto…

Y ¿porque te cuento esto?

Porque en mi vida, a menudo se presentan situaciones donde debo tomar decisiones, las cuales me hacen sentir el mismo miedo que el que siento justo en el momento de iniciar el salto encima de la roca, justo cuando estoy “cagada de miedo”, pensando:

¿Salto o no salto?

Normalmente salto y decido exprimir mi vida, porque si no lo hago no paro de decirme a mí misma que debería haber saltado y la paz interior se desvanece… y empieza la fiesta mental para recordarme que he de saltar ¡SIEMPRE! Y que no debo dejar al miedo que haga de las suyas y me impida SER YO MISMA, con mis propias decisiones.

Hay una frase de Virginia Woolf, (Adeline Virginia Stephen; Londres, Reino Unido, 1882-Lewes, id., 1941), escritora británica que fue pionera en la reflexión sobre la condición de la mujer, la identidad femenina y las relaciones de la mujer con el arte y la literatura, que dice:

No puedo estar más de acuerdo con ella, porque en mi caso, es cierto.

¿Y en tu caso? ¿Hay algún momento que recuerdes que te haya sucedido?

Cuéntamelo en comentarios, al final del artículo, seguro que eres de las que…

Tengo la firme convicción de que podríamos saltar más de lo que lo hacemos, la causa principal es el miedo, que en ocasiones paraliza y no nos deja avanzar y nos dice que no nos movamos de nuestra zona de confort, que estamos muy bien allí.

La misión del miedo es protegernos, él se dedica a cuidar de nosotras, nos advierte de que si salimos de nuestra zona nos lanzaremos a la incertidumbre, al no control.

Pero lo que el miedo no sabe, es que lo que hay más allá de nuestra zona de confort, no tiene por qué ser algo que nos haga daño, ni algo que sea perjudicial para nosotras.

Lo podemos utilizar como herramienta para lograr explorar nuevas actitudes, nuevas relaciones, nuevas profesiones… con cautela, valorando los pros y los contras, asegurándonos la supervivencia y arriesgando lo que puedas ser capaz de soportar.

Yo hace años que hice un trato con el miedo.

Yo salto, a cambio, él sigue avisándome cuando algo no va bien o cuando tengo que tener cautela. .

Nos va bien, el acuerdo se prorroga anualmente y por ahora no nos ha ido del todo mal.

Nos escuchamos y nos cuidamos mutuamente, porque somos una y porque la vida hay que vivirla.

¿Sino, para que hemos venido?

Comparte sí te ha gustado, ¡gracias!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on telegram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ocho + 6 =

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Cristina Santos Saavedra.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  wordpress.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Cristina Santos

Cristina Santos

Graduada Social y Consultora de RRHH.

Emprender en tiempos de crisis

¿Te han despedido o tu empleo no te ofrece conciliación laboral y familiar? Este taller te dará la alternativa a todas esas horas que dedicas a preocuparte sin ocuparte de tu futuro.

Saber más>>

Síndrome Burn Out

¿Te sientes con ansiedad, tensión, labilidad, irritabilidad y abatimiento en tu trabajo?¿Te estás volviendo agresiva o inestable con tu entorno? Con este taller aprenderás a identificar si estás quemada del trabajo y cómo gestionarlo. 

Saber más>>

Negociación para principiantas

¿Tienes problemas laborales pero no sabes cómo negociar con tus superiores? Hay muchas empresas que se sienten molestas si interviene una tercera persona en la relación laboral (abogada, asesora externa). Con este taller aprenderás a negociar y podrás conseguir tus objetivos de mejora por ti misma.

Saber más>>

Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad